miércoles, 10 de abril de 2013

El relativismo científico, a partir de Kuhn



Según Kuhn, la historia de la ciencia se divide en periodos de ciencia revolucionaria (relacionada con nuevos descubrimientos) y en periodos de ciencia normal, dominados por paradigmas. Un paradigma, es un ejemplar, una realización científica exitosa. La aplicación pues, toma el modelo del paradigma vigente.
Hablar de paradigmas y revoluciones científicas es pasar por la figura de Thomas S. Kuhn. Su obra influyó decisivamente no sólo en el panorama de la filosofía de la ciencia, sino también en otros terrenos como son la sociología, la psicología, etc.

Kuhn publica "La estructura de la Revoluciones Científicas" en 1962. Un año más tarde Popper publica "Conjeturas y Refutaciones" en 1965 ambos establecerán una polémica y hasta 1970, esta no será difundida por Lakatos y Musgrave. Su aportación puede verse en los conceptos que hoy, son de uso generalizado tales como "paradigma", "ciencia normal", "anomalías", "crisis", "revoluciones científicas".
Kuhn define el desarrollo científico por etapas. La primera de ellas recibe la denominación de "paracientífica". En esta etapa destacarían la observación y la experimentación casual. Como ejemplo K. Cita a Plinio y las historias naturales baconianas.

Las creencias dispersas (la doxé) desaparecen con la constitución del paradigma. La constitución del paradigma significa principalmente un cambio en la investigación en lo que se refiere al método. Este cambio supone la retroalimentación del paradigma hasta llegar a convertirse en una ciencia vigente.
Etapa pre científica y constitución del paradigma son considerados por Kuhn como etapa de la ciencia normal, con argumentos contra Popper (el científico no refuta en esta etapa) aceptados en parte hasta por él.

"Ciencia normal significa investigación basada firmemente en una o más realizaciones científicas pasadas, realizaciones que alguna comunidad científica particular reconoce, durante cierto tiempo, como fundamento para su práctica posterior" (Kuhn, La estructura de las revoluciones... Pág. 33)
En el periodo de ciencia normal, no se descubre ninguna teoría o fenómeno revelador. La tarea científica se centra en la especialización, en el detalle explicativo a través del paradigma. Kuhn clasifica estas actividades:
a) experimentos que ya han sido mostrados como reveladores
b) Predicciones no ratificadas
c) Experimentos que permiten ratificar las teorías
Pero en un periodo de ciencia normal no sólo se buscan datos empíricos, se enuncian leyes, se formulan términos y principios, etc.
En función del paradigma, la ciencia normal tratará de resolver problemas (puzzles).
En todos los periodos de ciencia normal existen anomalías. Esta circunstancia (la convivencia de paradigmas y anomalías de forma sincrónica) posiciona a Kuhn frente a Popper, ya que su "falsación" no conlleva el abandono del paradigma.


Según las anomalías van influyendo en los paradigmas se produce un periodo revolucionario que desmarcará un paradigma por otro. Un paradigma no será abandonado mientras otro no surja como "rival". Para esto, la ciencia ha de quedar anquilosada, surgiendo así la etapa de "proliferación de teorías". La revolución científica se caracteriza principalmente porque el nuevo paradigma sea contrario ala antiguo. Kuhn introduce el factor histórico (revoluciones científicas y parejas aparecen en su mapa de la historia de la ciencia, dadas de la mano).
La concepción Kuhniana de la historia de la ciencia presenta a esta como ITERATIVA. Los procesos se repiten de forma circular
La publicación den 1962 de la obra de Kuhn, la estructura de las revoluciones científicas, han supuesto importantes cambios en los estudios sobre la ciencia. Tanto los prototipos científicos como, sobre todo, los historiadores, sociólogos y filósofos de la ciencia, han debatido ampliamente las propuestas kuhnianas en contra de la concepción acumulativa del progreso científico, así como sus afirmaciones sobre la existencia de paradigmas de revoluciones científicas. Al distinguir entre 2 tipos de ciencia, la ciencia normal y la ciencia revolucionaria, así como afirmar que en los omentos de crisis y de cambio científico radical existía inconmensurabilidad entre paradigmas rivales.

Echeverría, J. (1998). Filosofía de la ciencia. Madrid: Akal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada